El conductor responsable piensa, observa, señaliza y actúa antes de realizar cualquier maniobra, y evita poner en riesgo a sí mismo o a otro compañero de la vía.

Bogotá, 27 de julio de 2016.– Una de las mayores deficiencias de la habilidad de conducir es la capacidad de detenerse de una forma segura y en un lugar seguro en las carreteras colombianas. Sea por avería mecánica, por contestar una llamada o por la necesidad de apearse de un pasajero, esta maniobra reviste alto peligro por las consecuencias que se derivan de ella.

Tanto es así, que cerca del 2 por ciento de los accidentes de tránsito se ocasionan por detenciones inseguras del vehículo en las vías nacionales y, al consultar las declaraciones de los automovilistas chocados por alcance, afirman con la falsa convicción de “no tener la culpa pues el que pega por detrás paga.”

Lo cierto es que, ante la peligrosidad inherente de la maniobra, el automovilista responsable debe hacerse una imagen mental de lo que sucede a su alrededor para:

  • primero, pensar en la maniobra que se va a hacer;
  • segundo, mirar adelante, hacia la berma o sitio seguro dónde detenerse, y advierta la presencia de peatones, ciclistas u otro vehículo;
  • tercero, mirar por los espejos;
  • cuarto, encender las luces intermitentes de advertencia;
  • quinto, girar el timón;
  • sexto, reducir gradualmente la velocidad une vez se haya ingresado a la berma o al costado de la vía donde no se interrumpa el tránsito o, peor, se ponga en riesgo a una colisión por alcance.


Asegure el área
Una vez se haya detenido completamente el carro, si se trata por causa de una avería mecánica, se debe hacer elaseguramiento del área. Esto se logra mediante la ubicación de dispositivos que alerten a los demás usuarios de la vía sobre nuestra situación y que nos protejan si vamos a efectuar reparaciones al vehículo (como el cambio de una llanta), de tal manera que la situación no presente un riesgo para los demás ni para nosotros mismos.

Estos elementos reglamentarios comienzan por el chaleco con visos retrorreflectivos que debe lucir el conductor, mantener encendidas de las luces intermitentes de emergencia y la ubicación de los triángulos señalizadores (foto 1), observando la siguiente metodología:

  1. Si la vía es de un sólo sentido, ubique una señal de advertencia a 30 metros antes de donde se encuentra el vehículo averiado; ubíquela en el centro del carril que se ocupa (foto 2).
  2. Si la vía es de doble sentido de circulación, ubi­que dos dispositivos, uno a 30 metros adelante y otro a 30 metros atrás del vehículo averiado, en el centro del carril que se ocupa (foto 3).
  3. Si el vehículo queda en una posición en la cual ocupa el carril completo (y no es posible modelo), es necesario ubicar otro dispositivo a dos metros atrás del vehículo y a 50 centímetros del mismo, formando una zona de seguridad, para posibles intervenciones mecánicas (foto 4).
  4. En caso que el vehículo quede inmovilizado antes o después de una cuesta o curva, se debe localizar un dispositivo a 150 metros antes de la ubicación del vehículo y en el centro del carril. Esto se debe a que la curva o la cima ocultan la ubicación del vehículo.
  5. Por último, una vez haya terminado la intervención, recuerde recoger las señales y todo elemento que haya utilizado.


Recuerde, una detención segura evita accidentes; una insegura, los causa.

Gracias por su interés en la seguridad vial. Recuerde citar a Cesvi Colombia como fuente de la información.

Artículo anteriorCesta básica camionetas SUV de 75 a 95 millones (comparativo 2015 vs. 2016)
Artículo siguienteEl perezoso trabaja doble

RESPONDER

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí