Las llantas son parte fundamental de nuestro vehículo, y en muchas ocasiones no les prestamos tanta atención cuando las vemos desinfladas, ya que creemos que pueden soportar unos días más. Sin embargo, el tener los artículos necesarios ayudará a cambiarlas o repararlas tan pronto surja la necesidad sin importar el lugar, minimizando el daño potencial de las llantas.

Y es que cuando una llanta se pincha, lo primero que se debe hacer es revisar si sobresale algún tornillo, clavo u otro objeto en la llanta. Sabemos que buscar la fuente de la fuga puede ser un poco más difícil, pero se puede encontrar siguiendo estos pasos:

  • Llenar un atomizador con una solución jabonosa y agua o un líquido detector de fugas aprobado por el fabricante de llantas.
  • Inflar la llanta y luego rociarla toda con el líquido del atomizador.
  • A medida que el líquido recorra la banda de rodamiento de la llanta notarás una pequeña erupción de burbujas, similar a la de un volcán, justo donde está la perforación.

 

Luego de determinar dónde está el agujero, recomendamos que un profesional calificado inspeccione la llanta y haga la reparación correspondiente de tapón y parche. En las servitecas, y con el personal calificado en los distribuidores autorizados Goodyear pueden brindarle asistencia al respecto, y le ayudarán con:

  • La reparación adecuada de las perforaciones en la banda de rodamiento.
  • Recomendaciones para evitar nuevos daños en las llantas.
  • Mantener la presión de aire de las llantas en los niveles recomendados por el fabricante.

En caso de que en el momento esté lejos de un punto de servicio, puede usar la siguiente guía si surge la necesidad de colocar la llanta de repuesto:

  • Asegúrese de que su vehículo esté estacionado adecuadamente sin interrumpir el tráfico, encienda las luces estacionarias, y para impedir que el vehículo ruede y aumentar la estabilidad, coloque cuñas de freno (tales como trozos de madera o plástico) detrás y delante de una de las llantas que no vaya a levantar con el gato.
  • Ahora use el manual del propietario para asegurarse de que el gato esté en la posición correcta y así evitar daños al auto. Comience a levantar el auto aplicando presión contra el suelo (sin levantarlo por completo).
  • Quite cualquier cubierta protectora del rin o cubierta central para poder acceder a las tuercas de seguridad.
  • Use la llave de seguridad para girar las tuercas en el sentido contrario a las agujas del reloj y aflojarlas.
  • Después de verificar que el gato está estable, levante el auto lo suficiente como para poder sacar la llanta con facilidad. Monte la llanta de repuesto en la rueda y coloque las tuercas de seguridad en las posiciones correctas.
  • Apriete las tuercas de seguridad con la llave, esta vez en el sentido horario.
    CONSEJO: Verifique que las tuercas de seguridad estén apretadas, pero no use demasiada fuerza. Esto podría sacar el auto del gato.
  • Después de conducir unos kilómetros, es buena idea detenerse y verificar que las tuercas aún estén apretadas.

Si bien una llanta se puede pinchar en cualquier momento y lugar, las visitas a la serviteca pueden ayudar a disminuir estos incidentes, teniendo en cuenta que una revisión periódica puede ayudarnos a revisar que nuestras llantas estén en buen estado.

 

También puede leer:

Voluntarios de Bridgestone recuperan 830 Kilos de material reciclable

Naciones Unidas para la Alianza de Civilizaciones (UNAOC) y BMW Group otorgan Premio a la Innovación Intercultural 2023

Renting Colombia triplica su flota de vehículos eléctricos en alianza con Muverang y Auteco Mobility

 

 

Artículo anteriorVoluntarios de Bridgestone recuperan 830 Kilos de material reciclable
Artículo siguienteFiat, Jeep®, Opel, Peugeot y Ram inundarán de lujo, aventura, poder, pasión y emoción la ciudad capitalina

RESPONDER

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí