Uno de los desafíos más frecuentes para los propietarios de motocicletas, es elegir un lugar adecuado para el mantenimiento y la reparación de su moto. Desde la experiencia y conocimientos del personal, hasta la garantía de uso de repuestos originales, confirmarán que estos establecimientos prestan un servicio confiable y de calidad.

Espacios y distribución

Contar con una correcta distribución de espacios y equipamiento en el área de trabajo, se vuelve crucial para avalar un entorno cómodo, seguro y productivo.

Además, los talleres autorizados cuentan con acceso restringido en las zonas operativas para los clientes, dado que al encontrarse en un proceso de reparación deben primar los temas de seguridad y concentración. Incluso en talleres de dimensiones reducidas, suelen subdividirse las áreas de trabajo para facilitar las distintas operaciones de reparación, evitando interferencias entre ellas.

Infraestructura

En la zona de reparación y mantenimiento, donde se llevan a cabo los trabajos directamente en las motocicletas, el espacio está equipado con rampas o elevadores para estos vehículos, bancos de trabajo, suministro de aire comprimido y tomas de corriente.

Acompañados con tableros o cajas de herramientas que contienen los implementos básicos necesarios para realizar las operaciones de reparación, como herramientas manuales, herramientas para sistemas de frenos, herramientas para ruedas y cadena, desatornilladores, llaves milimétricas, llaves Allen y Torx, pinzas, alicates convencionales, grasera y otras herramientas como luz portátil, pistolas de aire caliente etc.

Zona de reparación de componente

Para optimizar el tiempo de trabajo, la zona de despiece se ubica cerca de la zona de reparación, pero evitando que existan zonas de paso no relacionadas con el área técnica que puedan entorpecer la comunicación entre ambas.

En esta área se llevan a cabo trabajos específicos de reparaciones y tareas de despiece en motores, suspensiones y componentes cruciales para el funcionamiento.

Cuando el taller también realiza trabajos de latonería y pintura, esta zona se acompaña de espacios específicamente diseñados para realizar reparaciones en tanques de combustible, faros y carenajes de la carrocería una vez extraídos de la motocicleta.

Esta separación de zonas se realiza debido a que los procesos de mecanizado de piezas o procesos de reparación y soldadura sobre tanques de combustible u otras piezas pueden generar residuos o interferir en el trabajo realizado en la motocicleta. Por lo tanto, se hace necesario contar con un banco de trabajo adecuado para poder ordenar las piezas una vez desmontadas y despiezadas.

En los talleres donde el espacio es limitado, se utilizan organizadores de piezas que facilitan su inspección, reparación y/o sustitución. Además, estos espacios suelen mantener con una adecuada limpieza para evitar cualquier fuente de contaminación o desorden en la zona, que interrumpa con la calidad del proceso de intervención realizado en la motocicleta.

Valoraciones de daños

En cuanto a las piezas exteriores dañadas por caso de accidente de tránsito; como carenados frontales y laterales, tanques de combustible y cúpulas; dependiendo de la magnitud de los daños, estos pueden ser reparados y en algunas ocasiones estos son irreversibles desde un punto de vista técnico de reparación, en otros casos su reparación puede resultar inviable desde un punto de vista económico.

De ahí radica la adecuada aplicación de criterios técnicos sobre la reparación de la motocicleta, conocimiento con el cual cuentan los talleres oficiales y especializados en la materia.

En ocasiones donde elementos vitales como el chasis y las suspensiones hayan sufrido algún daño, es crucial realizar un control de dimensiones de la motocicleta, esto se puede lograr utilizando sistemas mecánicos u ópticos que permiten comprobar y corregir las cotas en los mecanismos de anclaje de dirección y suspensión, así como las condiciones longitudinales del chasis mediante bancos y plataformas de enderezado especializados.

Zona de reparación de pintura y embellecimiento

Para estos procesos, se utilizan materiales y equipos empleados habitualmente en el repintado automotriz, al ejecutarlo con la misma rigurosidad técnica que se aplica en los automóviles, el resultado estético en las piezas es altamente eficaz y productivo, asegurando la calidad del proceso.

Cuando las partes y componentes requieren reparaciones para restituir condiciones estéticas, roturas de plásticos, rayones y arañazos, el proceso de pintura es generalmente sencillo y rápido, salvo casos muy específicos.

En otros casos, la reparación se limita a desmontar y montar piezas nuevas cuando estas se suministran pintadas desde el fabricante.

Zona de herramientas y utillajes

En esta zona, se ubican las herramientas de uso especializado con la ayuda de tableros organizadores, cajas y utensilios. Estas herramientas en ocasiones son compartidas por los operarios más experimentados del taller. Se organizan en paneles y armarios para aprovechar al máximo el espacio disponible, y se encuentran situadas en puntos estratégicos de conexión, a la vez que facilitan el control de inventario.

Aquí se pueden encontrar equipos de diagnóstico como scanner de la marca, bancos de inyectores, analizadores de gases de motocicletas, balanceadores de ruedas, herramientas para sistemas de inyección de combustible y motor, herramientas de dirección y suspensión, herramientas de medición, herramientas para servicios varios como extractores de rodamientos y terminales, kits de reparación de cadenas, etc.

Importancia de la experiencia en la marca de la motocicleta

Es importante tener en cuenta que se requiere conocimiento y manejo de herramientas especiales de uso exclusivo del fabricante, lo cual también desempeña un papel fundamental en la intervención adecuada de la moto. Sumado a la capacitación y experiencia adquirida por el técnico, esto les permite ofrecer servicios especializados para las diferentes líneas y tipologías de motocicletas.

Las marcas suelen contar con robustos esquemas de certificación de técnicos en mecánica que siguen al pie de la letra las instrucciones de intervención en cualquier sistema y componente para ofrecer un servicio con la máxima calidad. Lo cual, acompañando de la correcta distribución como la descrita, redundará en la concentración del técnico para desempeñar la intervención.

Es así como cada detalle contribuye a la eficiencia y el éxito de un taller autorizado y especializado en motocicletas.

 

Algunos aspectos para considerar a la hora de elegir el taller de motocicletas

  • Experiencia y especialización en la marca: Investigar la experiencia del taller y si se especializan en el tipo de moto que tienes. Algunos talleres se enfocan en marcas o modelos específicos, lo que puede ser beneficioso debido a su familiaridad y conocimiento técnico.
  • Referencias y reseñas: Buscar referencias y reseñas en línea sobre el taller. Leer las opiniones de otros clientes para tener una idea de su nivel de satisfacción y la calidad del trabajo realizado. Puede resultar útil.
  • Certificaciones y reconocimientos: Verificar si el taller cuenta con certificaciones, reconocimientos de fabricantes, industria o CESVI Colombia S.A. Estos pueden ser indicativos de su compromiso con la calidad y el cumplimiento de estándares profesionales.
  • Servicios ofrecidos: Revisar los servicios que ofrece el taller. Asegúrese de que puedan cubrir las necesidades específicas de la moto, ya sea en el mantenimiento regular, reparaciones específicas o modificaciones personalizadas.
  • Comunicación y atención al cliente: Observar cómo se comunican con los usuarios, un buen taller suele ser receptivo, explica claramente los problemas y propone soluciones para responder a las inquietudes de manera profesional.
  • Precios y garantías: Comparar los precios de los servicios con otros talleres de confianza en el área. Asegurarse de entender las garantías que ofrecen en su trabajo y qué cubren.

Recuerde que cada motocicleta es única, y lo que puede funcionar para otros propietarios de motocicletas, puede no ser adecuado para su motocicleta. Elija siempre un taller con el que se sienta cómodo y confiado en su capacidad para cuidar de su moto.

¡Disfrute la edición 69 completa de la Revista Auto Crash Aquí!

 

Artículo anteriorECE 22 06: UN VISTAZO A LA ACTUALIZACIÓN DE NORMATIVA DE CASCOS PARA MOTOCICLISTAS
Artículo siguienteCESTA BÁSICA: SEGMENTO AUTOMÓVILES HATCHBACK DE 30 MILLONES A 45 MILLONES

RESPONDER

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí