COMPARTIR

Para garantizar la identificación de lo que ocurre en el entorno, es clave la mejor visual posible en los 360°. Para ello, verifique:

Visibilidad delantera. La visibilidad delantera depende en gran medida del reglaje de la posición de manejo.

Se debe asegurar la mayor visión posible a través del parabrisas y así garantizar una visual profunda para poder anticipar de los hechos.

Ajuste de los espejos retrovisores. El retrovisor central debe estar alineado a la amplitud del panorámico trasero, mientras que los retrovisores laterales deben complementar la visión trasera, es decir, cuando el objetivo se sale de la visual del espejo retrovisor central, debe verse en la visual del retrovisor lateral.

La posición de los laterales debe eliminar al máximo los puntos ciegos o zonas laterales y traseras en la que no logramos ver. La posición más adecuada es cuando en una maniobra de adelantamiento por otro vehículo, se vea primero por el espejo central y al desaparecer de éste, aparezca en el retrovisor exterior.

Es ideal no alcanzar a apreciar los laterales del vehículo propio, pero si no se está acostumbrado se puede dejar en la visual una pequeña parte del costado.

NO HAY COMENTARIOS

RESPONDER