COMPARTIR

Identifique las principales tecnologías en estos equipos de pintura, que le brindará herramientas de juicio al taller reparador para una buena elección.

En la aplicación de pinturas automotrices, los procedimientos usados han experimentado una evolución tan rápida que el pintor dispone en la actualidad de una amplia variedad de herramientas para su elección. Si se cuenta con el conocimiento adecuado en la manipulación y regulación de las mismas, se podrá obtener máximo provecho y resultados de calidad.

La pistola aerográfica es un equipo imprescindible en el taller de colisión, ya que es la principal herramienta de trabajo del pintor, esta requiere de mantenimiento y cuidado constante, así como una perfecta limpieza luego de cada uso, lo que garantizará la calidad requerida en cada uno de los trabajos asignados. Estos equipos se han actualizado a la par con las pinturas, que en la actualidad se encuentran en presentaciones más ecológicas, lo cual se refleja en un mayor aprovechamiento de los productos y una menor cantidad de compuestos orgánicos volátiles emitidos a la atmósfera.

Funcionamiento

La aplicación de pinturas se fundamenta en la pulverización de las mismas, en otras palabras, como consecuencia de la presión y el aire comprimido suministrados por un compresor, se fractura o atomiza la pintura en diminutas partículas, la cual ingresa a la pistola por un conducto diferente al del aire comprimido, mezclándose finalmente en la zona de pulverización. Esto se produce gracias a la aplicación del efecto vénturi, principio físico a través del cual se consigue aumentar la velocidad del aire, al hacerlo pasar por un conducto de área o sección menor, generando baja presión al otro extremo del conducto, provocando que se succione líquido del depósito (pintura) y se pulverice en finísimas gotas, mezclándose con el aire.

Sistemas en las pistolas aerográficas

Las pistolas aerográficas se componen principalmente de tres sistemas, de alimentación de aire, de alimentación de pintura y de pulverizador. El funcionamiento armónico de los tres permite obtener los mejores acabados, regulando las pistolas en las condiciones óptimas para su uso.

Sistema pulverizador: compuesto por la boquilla o casquillo, pico de fluido y aguja, es el encargado de atomizar la mezcla de aire-pintura, determinando con esto el patrón de rociado y la calidad del acabado.

Sistema de alimentación de pintura: esta se realiza desde un depósito, que para las actividades de repintado automotriz, se encuentra ubicado o acoplado a la propia pistola en su mayoría, ingresando el producto por gravedad o succión.

Sistema de alimentación de aire: a través de este ingresa el aire a la pistola, el cual debe ser regulado al igual que la cantidad de pintura, para obtener las condiciones adecuadas de atomización. Debe ingresar totalmente limpio y seco para evitar defectos en el acabado final.

Dependiendo de la gestión realizada con el aire comprimido, podemos encontrar distintas tecnologías de pistolas en el mercado como:

Pistolas convencionales: también conocidas como pistolas de alta, se caracterizan por aportar tasas de transferencia1 entre el 30 y 40%, y manejar unas presiones de aplicación que varían entre los 2.5 y 3.5 bares de presión (37 – 51 PSI aproximadamente). Sus elevadas presiones de trabajo proporcionan una excelente atomización y por consiguiente, muy buena calidad de acabado; sin embargo, esta condición –alta presión- origina un fuerte rebote de la pintura contra la superficie a pintar, originando una densa niebla de pulverización y con ello, una importante pérdida o desperdicio de producto, lo cual ha generado la aparición de nuevas tecnologías.

Pistola HVLP

Pistolas HVLP: con el fin de reducir la contaminación y acatar las nuevas legislaciones medioambientales a nivel global, surgieron en el mercado las pistolas de tecnología HVLP, (Alto Volumen – Baja Presión). Estos equipos generan una menor niebla de pulverización, apalancada en una reducción de la presión de aplicación, obteniendo con esto un menor rebote de producto sobre la superficie pintada, optimizando la tasa de transferencia a valores iguales o superiores al 65%. Esto contribuye a la reducción de compuestos orgánicos volátiles como del resto de productos nocivos utilizados en los trabajos de pintura.

Pistola híbrida

Pistolas híbridas: conocidas comúnmente como pistolas RP (Presión Reducida), hicieron su aparición en el mercado debido a las dificultades experimentadas por los pintores respecto de la forma de aplicación con pistolas HVLP, por las prestaciones requeridas del compresor con esta últimas, dado el elevado volumen de aire que requieren. Su rasgo característico es que cumplen con las tasas de transferencia presentes en las pistolas HVLP y estipuladas en la normatividad vigente, además de consumos de aire y forma de aplicación similares a las convencionales.

Pistolas LVLP: tal como lo traduce la abreviatura Low Volume – Low Pressure, son aquellas pistolas que requieren un bajo volumen y una baja presión de aire para su funcionamiento, ofreciendo altas tasas de transferencia, muy buena calidad de acabado final y bajo overspray.

Usos

Estos son algunos aspectos a tener en cuenta para el uso de pistolas aerográficas de pintura, según su tecnología:

Pistolas convencionales: gran calidad de acabado, por lo que en muchos talleres se sigue utilizando este tipo de tecnología en la aplicación de pinturas de acabado, aun cuando el desperdicio de material es mayor. Sus principales virtudes en el acabado final son el brillo, la extensibilidad y la dureza.

Pistolas HVLP: al requerir un mayor caudal de aire para su funcionamiento, se requiere el uso de mangueras de entre 8 y 10 mm de diámetro (3/8 in aproximadamente) y compresores de potencia superior. Comparativamente con las pistolas convencionales, las pasadas deben efectuarse más cerca y requiere mayor rapidez en las pasadas, por su mejor transferencia, con lo cual cambia la técnica de aplicación. Pueden presentar algunos inconvenientes con pinturas viscosas, aunque son las pistolas con mayor presencia en el sector reparador, por su máximo aprovechamiento de producto.

Pistolas Híbridas (RP): al manejar menor presión que una pistola convencional, pero mayor que una pistola HVLP, produce menor niebla de pulverización, redundando en excelentes acabados, aunque con un poco de menor transferencia que una pistola HVLP. Sin embargo, como se había mencionado anteriormente, la tecnología RP ofrece transferencias superiores al 65%, cumpliendo con la normatividad vigente en el mundo, además de permitir un aumento en la velocidad de trabajo.

Pistolas LVLP: por sus bajos requerimientos de volumen y presión de aire, es ideal para pintores móviles, brindando una alta transferencia de producto, hasta 80% menos de overspray que las demás tecnologías, y acabados de buena calidad. Sin embargo, por ser una pistola de trabajo lento, se ve reducida la velocidad del trabajo.

Para tener en cuenta

En el mercado existe una amplia variedad de equipos con distintas prestaciones, por lo es conveniente asesorarse muy bien con los fabricantes de estos equipos sobre las bondades de cada tecnología.

Al momento de elegir una u otra tecnología, se deben tener en cuenta aspectos fundamentales como:

• El tipo de operación (taller de colisión, reparaciones express).

• Las prestaciones del compresor.

• El tipo de pintura a utilizar.

• Las boquillas requeridas según la etapa del proceso de pintado, así como la manguera a utilizar.

Y no menos importante, las tasas de transferencia de los equipos, pues a mayor transferencia, menor cantidad de emisiones de compuestos orgánicos volátiles a la atmósfera, lo cual puede evitar inconvenientes con las autoridades ambientales.

(1) Tasa de transferencia: parámetro de referencia que indica la cantidad de producto depositado sobre la superficie pintada con respecto a la cantidad de pintura atomizada; se expresa en porcentaje.

Fuentes adicionales de información:

Pintado de Automóviles (CESVIMAP)

Embellecimiento de superficies (CESVIMAP)

Pistolas aerográficas: En continua evolución (Centro Zaragoza)

1 COMENTARIO

RESPONDER