COMPARTIR

Las tecnologías en los automóviles van avanzando exponencialmente, tanto así que existe un tipo de recubrimiento superficial que permite que los pequeños daños ocasionados por rayones puedan autorrepararse.

Los daños por rayones superficiales es el diario sufrir de los propietarios de vehículos. Estos pueden ser causados por objetos abrasivos y afilados, por arbustos, por uso inadecuado de elementos en el lavado o por daños intencionados que afectan la capa exterior de pintura.

Antecedentes y funcionamiento

En el año 2005, Nissan junto con la Universidad de Tokio y la empresa japonesa Advanced Softmaterials Inc. desarrollaron un recubrimiento que permite la autorreparación de pequeños daños superficiales y que aplican en diversos modelos como la X Trail. El producto fue denominado como “Scratch Shield” que al español se traduce como “Escudo de arañazos”. Otras marcas como Lexus, Infiniti y Kawasaki tienen sus propias patentes.

Esta superficie protectora se aplica sobre la capa transparente o barniz. Tiene una condición de mayor espesor y contiene una resina llamada polirrotaxano entre cuyas propiedades resalta una mayor elasticidad, así como también la resistencia a impactos.

El polirrotaxano es una supermolécula cuya estructura microscópica está compuesta por moléculas cilíndricas en torno a un eje formado por una cadena molecular (ver figura 1). De allí que la estructura mejore las condiciones de elasticidad y flexibilidad.

De tal modo que, cuando se presenta un rayón superficial, gracias a las características del polímero y con la ayuda de una condición de temperatura cálida -que oscila entre 25° a 30°C-, es posible regenerar la zona afectada, disimulando o desapareciendo en su totalidad el arañazo de la superficie.

Es necesario indicar que solo es posible reparar daños que se presentan a nivel de la capa exterior de la superficie de las piezas. Si el daño es muy profundo y afecta la estructura o penetra esta capa, ya no es autorreparable. En esta condición se requiere realizar el proceso de pintado de la pieza en su totalidad.

Existen otros tipos de pintura autorreparable que se encuentran en experimentación. A diferencia de la anterior, la aplicación no se realiza en la capa de transparencia protectora sino a nivel de la imprimación, y el resultado se enfoca en proteger la lámina de agentes de oxidación. Probablemente se aplique en vehículos de tipo militar que están altamente expuestos a estas condiciones.

A la pintura de imprimación se le añade polifibroblasto, un polímero cuyas moléculas tienen forma de esferas dentro de las cuales hay una resina oleosa. Cuando se afecta la pintura y se rompen las esferas se libera la parte oleosa que rellena el daño, recubriendo la chapa y evitando que el aire y el agua entren en contacto con ella y se produzca la oxidación.

Fuentes adicionales de información:

– https://www.nissan-global.com/EN/TECHNOLOGY/OVERVIEW/scratch.html

– https://www.motorpasion.com/coches-hibridos-alternativos/que-es-la-pintura-autorreparable-y-como-funciona

– https://solomoto.es/pintura-autorreparable-de-la-kawasaki-ninja-h2-2019/

– https://www.madrimasd.org/blogs/ingenieriamateriales/2012/02/23/250/

– https://soymotor.com/coches/noticias/pintura-maiz-reparar-roces-aranazos-carroceria-961922

– https://www.xataka.com/automovil/pintura-que-se-autorepara-de-nissan

– http://www.portalcoches.net/Lexus-desarrolla-una-pintura-antiaranazos-y-autorreparable/3640.html

NO HAY COMENTARIOS

RESPONDER