COMPARTIR

La pandemia ocasionada por el COVID-19 ha dado un respiro a la naturaleza, por ello y con el retorno gradual a las actividades, aparecen nuevos retos en las opciones de transporte y hábitos de las personas para sus desplazamientos. Estas medidas se fortalecen mas aún con los compromisos u objetivos tratados en el día mundial del medio ambiente conmemorado el pasado 5 de junio, siendo Colombia el país anfitrión. Dentro de los desafíos se encuentra el uso sostenible de la biodiversidad, la conservación de la Amazonia, la crisis climática, “la calidad del aire y la salud”. La pandemia es una oportunidad de reinventar nuestra relación con la naturaleza y reconstruir un sistema mundial más amigable con el medioambiente.

Actualmente, el transporte público es uno de los lugares con mayor riesgo de contagio por Covid-19 debido a la aglomeración de personas. Ante este panorama, y con la necesidad de reactivar la economía, la bicicleta que actualmente solo representaba el 6,6% del total de los viajes en la capital, y es una de las mejores opciones de transporte, pues sus condiciones de uso dan mayor seguridad para protegerse del virus además de ser amigable con el medio ambiente. Según la encuesta de movilidad en 2019 realizada por la alcaldía de Bogotá, el tiempo promedio de recorrido en bicicleta es de 39 minutos, 13 minutos menos que el tiempo promedio en carro y cinco menos que en Sitp y Transmilenio, lo que indica que si bien se hacen trayectos largos, la diferencia de tiempo no es grande. Así las distancias sean muy largas, en bicicleta se puede ahorrar hasta 30% o 40% de tiempo.

Cabe resaltar que también existen ya otras alternativas ecológicas como las patinetas eléctricas, tablas eléctricas entre otras tanta opciones ya antes mencionadas en la pasada edición, donde las elecciones de transporte se fusionan entre tecnología y movilidad urbana, convirtiéndose en una aventura fascinante y hasta divertida, de la cual cada día se contagiarán más personas. Asimismo, se incentivaría la ampliación de ciclo rutas e infraestructura para estos nuevos actores viales.

El transporte y la movilidad se encuentran entre los desafíos a corto y mediano plazo que plantea la pandemia del coronavirus y el mejoramiento de la calidad del aire. Esto conlleva a que el gobierno y entes de control planteen políticas y objetivos que incentiven el uso de tecnologías limpias y amigables con el medio ambiente como las bicicletas, las patinetas o monociclos.

Por otro lado, esto conlleva un gran reto de planeación urbana y planes de educación vial, ya que no es solo integrar e incentivar el uso de estos sistemas individuales de movilidad sino educar para evitar accidentes. Pero sin duda es una de las mejores alternativas para evitar la congestión en los servicios de transporte público.

NO HAY COMENTARIOS

RESPONDER