COMPARTIR

Este año ha sido sin duda, una de las pruebas más grandes para la humanidad, cambios de comportamiento, de hábitos de vida y en la economía de todos. Es importante recalcar que estos cambios también hicieron reestructurar la forma de comprar y de vender en muchas compañías que no ofrecían ventas en línea, como lo es claramente el mercado de vehículos, una de las industrias más afectadas, pero, asimismo, la de recuperación más prospera.

Aunque fueron casi 2 meses de inactividad del mercado automotor, el mercado de vehículos eléctricos e híbridos continuó con un crecimiento. En el acumulado de enero a septiembre, se registran 3.014 unidades equivalente a una variación positiva del 80% en comparación al mismo periodo del año 2019, este resultado y teniendo en cuenta la coyuntura actual y de las variaciones negativas en los vehículos convencionales, nos indica que los consumidores cada vez más se adaptan a los cambios lo cual sin duda beneficia al medio ambiente.

Siendo la calidad del aire la más afectada en las principales ciudades de Colombia, esto nos indica que vamos por buen camino, y que estos cambios nos incitan a tomar decisiones que beneficien no solo al medio ambiente si no a la salud humana. Aún hay muchos retos por trabajar como lo son los desechos de baterías y el servicio del taller independiente, pero poco a poco se irán transformando para dar paso a las tecnologías limpias.

Otro de los aspectos positivos que podemos recalcar de este año es la significativa baja de víctimas por siniestros de tránsito, en el periodo de enero a septiembre de 2019, 4.806 personas perdieron la vida y en este año 3.620 personas, claro está que el número sigue siendo muy alto teniendo en cuenta los objetivos de la Organización Mundial de la Salud de 0 muertes en las vías, infortunadamente falta mucha cultura y regulaciones automotrices que brinden mayor seguridad tanto a los usuarios de vehículos como a los peatones y demás actores viales.

Teniendo en cuenta que este tipo de fallecimiento es un problema de salud pública mundial es necesario mejorar las estructuras y tecnologías de seguridad de los vehículos que se comercializan en Colombia, así como realizar un actualización del código de tránsito del país que este año cumple 18 años, y aunque presenta algunas modificaciones de artículos, necesita ser reestructurada teniendo en cuenta el crecimiento del uso de medios de transporte como lo son las patinetas y bicicletas eléctricas.

Hay mucho por trabajar y mejorar, pero ha sido sin duda un año lleno de lecciones aprendidas y de nuevas formas de trabajar que se quedarán para siempre en las compañías, que vimos nuevas oportunidades de negocio y mejora para brindar mejores producto y servicios, que brinden soluciones a los problemas que aquejan a la salud pública y también a la industria automotriz.

 

John Suárez, Gerente general Cesvi Colombia.

NO HAY COMENTARIOS

RESPONDER