Traffic jams, a stream of cars. Rush hour, cars go out of town Asphalt road. Back view. scooter is on its way.

Son diversos los factores que continúan desencadenando las problemáticas de movilidad que enfrenta el país, donde por mencionar algunos, se encuentran, la política pública que termina en modelos de gestión que se deben seguir para administrar el riesgo vial; la oferta de transporte público que en las ciudades se hace menos eficiente por la creciente demanda; la falta de una infraestructura incluyente y segura; el comportamiento del actor vial, el cual está asociado a más del 90% de siniestros viales, y la falta de compromiso en materia de seguridad vial desde algunas empresas.

Esta última se ha convertido en uno de los problemas quitasueño para los gestores de seguridad vial, donde algunas empresas han relegado a un segundo plano la implementación de planes de acción indicados o acciones de mejora para hacer cumplir las normas, lo cual conlleva a inconvenientes de índole administrativo, legal y económico.

Además, ese incumplimiento genera diferentes falencias en los procesos de formación social y de capacitación a los actores viales para tomar conciencia tanto de mi papel como actor vial como de los terceros ya que, aunque mi accionar sea “preventivo”, los terceros ajenos a mi movilidad juegan un papel predominante en la ocurrencia de un accidente.

Teniendo en cuenta lo anterior, se debe resaltar que, aunque en las calles circulan personas con buenas prácticas de conducción, cumpliendo las normas de tránsito, también se presentan diferentes riegos “ajenos”, que pueden desencadenar un accidente, escapándose de mi capacidad de control.

Es importante tener en cuenta que el motociclista es el actor vial con más crecimiento en la actualidad, pero así mismo representa mayor fatalidad convirtiéndose en el actor vial más vulnerable. Según cifras del observatorio nacional de seguridad vial, durante el 2022, en Colombia fallecieron 8.264 personas en accidentes viales, donde 4.914 personas eran motociclistas, representando el 59.4% de las fatalidades.

Considerando estas situaciones, CESVI COLOMBIA desde su unidad de prevención, realizó un recorrido en motocicleta por ambientes urbanos y rurales, buscando validar cuáles son esos riesgos en la conducción que no dependen directamente de la capacidad de conducción o reacción del motociclista.

Resultados obtenidos del recorrido
  • En los recorridos realizados por zona urbana y rural se pudieron observar los siguientes elementos como factores de riesgo en la vía:
  • Cierres intempestivos.
  • Irrespeto de la prelación en tramos de vía e intersecciones.
  • No mantener distancia de seguridad, lateral y longitudinal.
  • No mantener circulación sobre carriles propios.
  • Demarcación en las vías.
  • Alcantarillas, huecos, afectaciones.
  • Arena y cierres viales por construcciones.
  • Semovientes

Cabe resaltar, que durante el recorrido se observó que son los mismos motociclistas quienes pueden detonar fácilmente la generación de un accidente a su mismo gremio, aclarando que esta situación tiene mayor ocurrencia en los ambientes urbanos, en donde el parque automotor de vehículos de dos ruedas ha presentado un crecimiento importante.

Desplazamiento urbano

La actividad se realizó en la ciudad de Bogotá, en una de las vías más concurridas, la Av. Calle 68, realizando la ruta de Norte a Sur que actualmente se encuentra en obras civiles, lo que aumenta el riesgo para cualquier tipo de actor que se desplace sobre estas zonas. En el trayecto se encontraron los siguientes factores de riesgo:

La vía no cuenta con lugares seguros de estacionamiento o paraderos para los vehículos del SITP. Lo que se presta para cambios de carril bruscos y frenadas imprevistas.

Se encontraron diferentes bifurcaciones por las obras establecidas y falta de señalización adecuada lo cual genera confusiones en las acciones de manejo adecuadas.

 

La calzada muestra grietas y deterioro de pavimento lo cual se convierte en una condición de riesgo, en especial para la estabilidad de los motociclistas por ser vehículos de 2 ruedas.

La constante reducción de carriles y la mala señalización horizontal se presta para confusiones donde se evaden carriles por parte de otros vehículos y cierres abruptos a otros conductores.

Se presentan obstáculos que obligan a realizar cambios de carril inadecuados y riesgosos ya que se realizan cambios de carril inesperados por otros usuarios de la vía.

La señalización horizontal es confusa, la disminución de los carriles se vuelve una constante, no permite claridad sobre el carril por donde se viene circulando.

 

Desplazamiento extraurbanos

Este recorrido se realizó en la vía de Monterrey, Casanare hacia San Luis de Gaceno, cercana a una ciudad principal que permitió extraer información, verificado si cuenta con las condiciones y características adecuadas de normatividad y señalización que cuenten con el tiempo y distancia necesarios para poder ejecutar algún tipo de reacción.

 

Señalización vertical y horizontal, describiendo resalto, línea amarilla continua y paso peatonal, las señales horizontales en carretera están demarcadas con pintura de aceite lo cual aumenta el riesgo en piso húmedo o situaciones de lluvia por su efecto jabón y al no presentarse la señalización con antelación.

Se pudo encontrar cambios de velocidades sin una disminución paulatina adecuada, por ejemplo, de 80 km a 30 km, lo cual puede alterar las condiciones de conducción y tiempo de reacción.

Se observó cascada y piso húmedo a la entrada de túnel con curva y semi curva, donde el motociclista debe tener precaución respecto a la maniobrabilidad.

Entre otros factores de riesgo encontrados en vías extraurbanas es el cambio de luminosidad en locaciones específicas de la vía, y la falta de oxigenación adecuada en túneles largos lo cual es un factor de riesgo para el motociclista.

Para concluir

La gestión pública no solo se debe enfocar en la exigencia de normas y sanciones al incumplimiento de las mismas, los recursos obtenidos por sanciones o comparendos deben garantizar la reinversión en vías que permitan afianzar la seguridad de los diferentes actores viales.

Esta acción aportará una solución en especial a motociclistas, ciclistas o personas que se movilizan en patinetas, ya que estos actores viales son los que se ven más perjudicados en el momento de un accidente por las condiciones de la vía.

También es importante trabajar en fomentar la cultura en la prevención vial, el gobierno debe garantizar que las personas que tramiten una licencia de conducción cuenten con la idoneidad para conducir motocicletas.

En muchas oportunidades los cursos dictados por escuelas de conducción no son suficientes para enfrentarse a las condiciones que se presentan en la vía, bien sea por los tiempos o calidad en la formación, por lo que se debe trabajar en fortalecer la educación, así como entender que no todas las personas tienen las habilidades o competencias para manejar estos vehículos y puede llegar a representar un riesgo a la vida.

 

También puede leer:

Vea nuestro especial de Motos en la última edición de la Revista Auto Crash. ¡Disfrútela aquí!

EL TALLER ESPECIALIZADO: Garantía de cuidado y rendimiento en la motocicleta

Nissan trae grandes promociones para Julio

 

 

Artículo anteriorNissan trae grandes promociones para Julio
Artículo siguienteEl Mini clásico también fue parte de la Beatlemanía

RESPONDER

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí