COMPARTIR
Project E.V.A. - Volvo Cars

Este anuncio respalda la filosofía de la empresa de aumentar la seguridad compartiendo el conocimiento que ayuda a salvar vidas, justo en el 60 aniversario del que puede ser el invento más importante en la historia de la seguridad automotriz: el cinturón de seguridad de tres puntos.

Introducido por Volvo Cars en 1959, el cinturón de seguridad de tres puntos ha salvado aproximadamente un millón de vidas en todo el mundo, no sólo en vehículos Volvo sino en muchos otros automóviles.  Esto se logró gracias a la decisión de la marca de compartir su invención con el propósito de mejorar la seguridad en el tráfico.  Desde entonces, Volvo Cars continúa dándole prioridad al progreso de la sociedad por encima de las ganancias financieras.

Le puede interesar: Evolución del cinturón de seguridad

Para celebrar este éxito y destacar que su tradición de compartir va mucho más allá de las patentes y de los productos físicos, Volvo Cars lanza el Proyecto E.V.A. La iniciativa recoge y celebra 60 años de investigación sobre seguridad automotriz, pero también destaca un problema fundamental con la desigualdad en términos del desarrollo de la seguridad automotriz.

“Tenemos datos de decenas de miles de accidentes, que ayudan a garantizar que nuestros vehículos sean los más seguros posible de acuerdo a lo que pasa en el tráfico real”, dice Lotta Jakobsson, profesora y especialista técnica del Centro de seguridad de Volvo Cars.  “Esto significa que nuestros vehículos están desarrollados con el propósito de proteger a todas las personas independientemente de su género, peso, altura o constitución.  Esto va más allá de la “persona estándar” representada por los maniquíes que se utilizan en las pruebas de choque”.

Basado en los datos de investigación de Volvo Cars y en otros estudios, el Proyecto E.V.A. ilustra que las mujeres corren un riesgo mayor de sufrir lesiones en un accidente automovilístico.  Las diferencias, por ejemplo, en la anatomía y la fuerza del cuello con respecto a la del hombre promedio, suponen que las mujeres tienen más probabilidades de sufrir lesiones por latigazos.

Dr Lotta Jakobsson, Senior Technical Specialist, Injury Prevention

Con fundamento en estos estudios y en sus propios datos de colisiones, Volvo Cars creó simuladores virtuales de pruebas de choque para comprender mejor estos accidentes y desarrollar tecnologías de seguridad que ayuden a proteger de la misma manera tanto a los hombres como a las mujeres.  La primera tecnología resultante fue la Protección contra el latigazo cervical (WHISP) que se introdujo en 1998 y que contribuye con la conocida apariencia de los asientos y reposacabezas de Volvo.

La idea de dar prioridad al progreso social continúa impulsando el trabajo en el desarrollo de seguridad de Volvo Cars. La empresa desarrolla nuevas tecnologías no solo para cumplir con las normas de seguridad o para superar las pruebas regulatorias, sino porque sus propios datos de investigación basados en un análisis detallado de numerosos accidentes reales, muestran dónde se puede mejorar la seguridad. 

En los años 80, Volvo Cars comenzó a enfocarse en los impactos laterales, después de que sus datos mostraron que muchas personas resultaron heridas en este tipo de accidentes debido a la corta distancia entre el impacto y el ocupante. Esto dio lugar a diversas innovaciones a partir de los años 90, como el sistema de protección contra impactos laterales (SIPS), airbags laterales y cortinas inflables.  Estas innovaciones basadas en la data de Volvo ahora conforman un estándar en la industria.

Recientemente, los datos de investigación de Volvo Cars mostraron un problema con las lesiones en el área lumbar de la columna, o en la espalda baja, en todas las personas independientemente de su género y constitución física.  Un análisis y estudio exhaustivos hicieron que Volvo se centrara en los peligros de las lesiones que se producen en los caminos destapados. La tecnología resultante, introducida con la XC90 y ahora incluida en los vehículos basados en SPA, es un absorbente de energía en los asientos que supera los requisitos reglamentarios para los fabricantes de automóviles.

NO HAY COMENTARIOS

RESPONDER