COMPARTIR

El uso de materiales contaminantes en la fabricación de determinados productos y las prácticas que atentan contra la dignidad humana, han llevado a distintas compañías, como las fabricantes de vehículos, a verificar el mal uso y extracción de determinados insumos. Por esta razón la compañía Volvo Cars, inició una serie de acciones con el objetivo de garantizar que sus vehículos eléctricos, no dependan de minerales que hayan sido adquiridos en algún tipo de situación de conflicto ético o medioambiental.

Enfocados en el cuidado del planeta y al mejoramiento del bienestar de las personas, la marca sueca  ha producido los primeros automóviles que contienen cobalto reciclado, el cual monitorea apoyándose en la novedosa tecnología de blockchain o cadena de bloques. Esta tecnología que mejora la responsabilidad en todas las cadenas de suministro y que toma cada vez más fuerza, crea un libro de información inmutable, el cual fue utilizado por primera vez para la criptomoneda.

En la actualidad, el cobalto es tal vez uno de los minerales más desafiantes éticamente, ya que gran parte de los suministros del mundo, provienen de la República Democrática del Congo en África Central, donde la supervisión es básicamente nula y en donde se ha demostrado que ocurren violaciones a los Derechos Humanos de los trabajadores, ya que se emplean hasta niños en duras y peligrosas tareas de extracción del mineral. Por esa razón, Volvo Cars emprendió un proyecto adicional, para monitorear a través de blockchain, el cobalto involucrado en la violación de los Derechos Humanos de los trabajadores durante la extracción.

En comentarios realizados por la compañía Volvo Cars, se afirmó que » Se rastreó el cobalto desde una planta de reciclaje china, hasta Volvo Cars Zhejiang durante un período de dos meses» además agregó su objetivo, «total transparencia y trazabilidad». Esto es un gran paso que Volvo Cars da hacia la sostenibilidad, reafirmando su compromiso con cada uno de sus valores.

NO HAY COMENTARIOS

RESPONDER