COMPARTIR

Está por iniciar el momento de vacaciones de mitad de año, época en que se visitan lugares turísticos del país en búsqueda de descanso y renovación de energías.

Si se está pensando en viajar por carretera, en días previos conviene realizar un alistamiento preoperacional del vehículo con ayuda de manos expertas, para así hacerlo de manera eficiente y segura.

Es de recordar que un vehículo en condiciones mecánicas impecables y buenos hábitos de conducción aportan a la seguridad vial y a la reducción de la siniestralidad.

Antes de iniciar la marcha, es imprescindible conocer el estado de los elementos determinantes para el control del vehículo.

Estos suelen estar enmarcados en el estado de los neumáticos, del sistema de dirección y motor, así como del sistema de frenos y de la suspensión, entre otros.

Si bien hay que tener presente que los vehículos son diferentes, dados su marca, modelo y año, dependiendo de la edad promedio, existe un común denominador para realizar el mantenimiento: el manual del conductor.

En este documento constan los mantenimientos necesarios según el kilometraje y por eso es una buena práctica consultarlo y seguir sus indicaciones.

Pero si no se cuenta con este manual, se sugiere realizar revisiones cada 10.000 km de modo preventivo para que el viaje sea seguro por carretera.

Estado de los neumáticos

Los neumáticos son el único elemento de contacto entre el vehículo y la carretera, por tanto, sus condiciones son fundamentales para una marcha segura. Para ello se verifica la presión de inflado, según los parámetros del fabricante del vehículo y de los neumáticos. También se revisa el desgaste al comprobar la profundidad de la banda de rodadura, a la vez que se realiza una inspección visual en búsqueda de rasguños, cortes u otros daños que puedan afectar su comportamiento.

Sistema de dirección y suspensión

El control del vehículo es vital durante su recorrido. Por lo tanto, dirección y suspensión deben encontrarse en óptimas condiciones de funcionamiento. La inspección y revisión suele buscar ruidos o alteraciones en el funcionamiento como tirones de volante o excesos de vibración, a la vez que normalmente se complementa con la rotación de llantas, la alineación de la geometría de dirección y el balanceo.

Sistema de luces

La seguridad en la vía comienza con el principio básico de “ver y ser vistos” y, más aún, en condiciones de lluvia y niebla. Para ello se deben incluir una completa inspección en el funcionamiento de las luces del vehículo.

Es importante tener en cuenta las luces frontales (de posición, bajas y altas, intermitentes o direccionales), y luces traseras (de freno y de marcha atrás), acompañadas de la alineación de luces delanteras, operación en la que se ajusta el haz de luz que permite una óptima iluminación del camino y evita deslumbramientos de quien venga en sentido contrario.

Sistema de frenos

La revisión exhaustiva del sistema de frenos determina el estado de funcionamiento de todos sus componentes, tanto en la parte mecánica-hidráulica (discos/tambores, ro-
damientos, mordazas y pastillas/bandas) como en la electrohidráulica (el ABS, AEB, ESP, etc). Durante la comprobación es posible evidenciar el grado de desgaste para determinar la vida útil, y si se deben calibrar, reparar, lubricar o cambiar.

Sistema de carga y batería

Durante los viajes por carretera es cuando se suele hacer uso de todos los componentes y accesorios del vehículo, y a exigir al máximo el sistema de infoentretenimiento. Por eso, durante la revisión se ejecuta una comprobación de carga de la batería para determinar su vida útil y el correcto funcionamiento del sistema de alimentación. Así se evitan posibles fallas.

Revisión de niveles y fluidos

Con el uso y el pasar del tiempo los fluidos sufren degradación. Por lo tanto, una inspección logra identificar el estado del aceite de motor, de los líquidos de frenos y refrigeración, así como del estado del gas refrigerante del aire acondicionado, entre otros.

A la vez que se ejecuta la inspección, limpieza o sustitución de sus filtros, y se comprueba que sus niveles sean correctos, es igual de importante comprobar que los sistemas no tengan indicios de fugas.

Dónde hacer la revisión

Dentro de las diferentes alternativas que existen en el mercado, los centros de inspección son una opción que permite un diagnóstico general del vehículo. Allí los planes de revisión para viaje incluyen una completa verificación visual con ayuda de equipos de diagnóstico especializado para comprobar el estado general del vehículo.

En caso de que su vehículo hubiese cursado un proceso de mantenimiento reciente, consulte el siguiente listado de chequeo que puede hacer como alistamiento preoperacional antes de salir de viaje.

Hágalo usted mismo – alistamiento preoperacional

◆ Antes de encender el motor verifique si existen fugas de cualquier tipo de líquido.

◆ Una vez haya constatado que no hay fugas de ningún tipo, verifique los niveles correctos de los líquidos: aceite de motor y transmisión, refrigerante, hidráulico de dirección, frenos, limpiabrisas.

◆ Compruebe el estado y funcionamiento de los frenos.

◆ Verifique el labrado de las llantas (mínimo 1,6 mm) y que la presión de aire se encuentre según indicación del fabricante.

◆ Confirme el buen funcionamiento y posición de luces delanteras, laterales y traseras, en especial, los faros antiniebla.

◆ El equipo de prevención y emergencia debe permanecer en óptimas condiciones, y debe incluir: un gato con capacidad para elevar el vehículo, una cruceta, dos señales de carretera en forma de triángulo en material reflectivo y provistas de soportes para ser colocadas en forma vertical o lámparas de señal de luz amarilla intermitentes o de destello, un botiquín de primeros auxilios, un extintor, dos tacos para bloquear el vehículo, caja de herramienta básica que como mínimo deberá contener: alicate, destornilladores, llave de expansión y llaves fijas, llanta de repuesto y linterna y chaleco reflectivo.

◆ Revise que los documentos del vehículo estén vigentes: licencia de conducción y licencia de tránsito (en físico) o en medio electrónico, el seguro obligatorio en caso de accidentes de tránsito (SOAT), certificado de revisión tecnomecánica para el caso de vehículos de servicio particular. Para los vehículos de servicio público los requisitos se amplían.

◆ Verifique que los cinturones de seguridad estén en óptimas condiciones.

◆ Al tomar la postura correcta en la silla del vehículo, verifique que se siente cómodo y seguro.

Como regla general, para un viaje seguro con la mejor experiencia durante el recorrido, conviene tener el vehículo siempre a punto, poniendo especial atención en los elementos de seguridad tanto activa como pasiva.

NO HAY COMENTARIOS

RESPONDER