COMPARTIR

El vehículo pasó de la época que fue considerado como una propiedad que representaba un símbolo de estatus social, a formar parte de las tantas soluciones de movilidad en el mundo, considerado hoy por muchos, como parte de la identidad del ser humano y en este sentido se convierten indispensables las experiencias genuinas y autenticas que surjan en torno a él.

Quizá para muchos es difícil entender las nuevas necesidades del cliente, y más aún, satisfacerlas con las actividades que se desarrollan a diario en el taller, sin embargo, podemos hacer un análisis del entorno y entender que, con algunas variaciones en lo tradicional, se pueden generar servicios totalmente exitosos; por ejemplo, el cambio del servicio del transporte individual de pasajeros soportado en plataformas tecnológicas, que proporcionan al cliente nuevas experiencias y expectativas en torno a su movilidad.

Retador y casi imposible generar una solución integral para el taller en algunas líneas de este artículo, aún más cuando el servicio está marcado predominantemente por el ADN de cada organización. Sin embargo, hoy compartimos 5 Tips para a optimizar la operación que, sin duda, contribuye a la tan anhelada experiencia que desea entregar el taller al cliente, logrado solo con un proceso concienzudo y estratégico, el cual no suele reducirse a soluciones parciales o actividades promocionales del taller.

Valoración de daños: “hacerlo correctamente la primera vez”

Su resultado está directamente relacionado con aspectos económicos, ya que, de la exactitud de esta se derivan en parte los índices de productividad, tiempo de estadía del vehículo en el taller, aprovechamiento de la capacidad productiva y en ocasiones costo del servicio.

El reto radica en que se debe determinar con un alto nivel de certeza las operaciones y los repuestos requeridos para llevar a cabo el proceso de reparación de un vehículo siniestrado, y para lograrlo supone seguir una metodología adecuada y estandarizada que permita llegar a identificar el nivel de todos los daños, evitando omitir operaciones y repuestos que ocasionen trabajos no contemplado o en el peor de los casos, iniciando de nuevo todo el proceso, operación que se reduce en la frase “hacerlo correctamente la primera vez” – Philip Bayard Crosby.

Priorizar operaciones en el taller

Considerar la disponibilidad general de las áreas operativas como carrocería, pintura, electromecánica y la ocupación de los equipos para no generar cuellos de botella en el proceso, forma parte de los factores de éxito para estructurar y ejecutar la producción del taller, comprendiendo la disponibilidad de recursos en las diferentes fases del proceso (técnicos, equipos, repuestos, etc).

Seguimiento de insumos y repuestos

Tarea fundamental en el flujo normal de la reparación y programación del taller, del suministro correcto de las piezas depende que se ejecute en medida la programación de la reparación. Sin diferencias en los tipos de daños a reparar y si el taller tiene autoabastecimiento o no, esta es una de las tareas sobre las cuales no se tiene un alto nivel del control, especialmente en la validación de la correspondencia de piezas, ya que la rigurosidad en la supervisión se enfoca en las piezas relevantes o relacionadas con las primeras etapas de la reparación, dejando a un lado aquellas que se convierten fundamentales en el armado y acabado del vehículo ya reparado.

Capacitación y tecnología

Lo dijo Dieter Zetsche, CEO de Daimler: “vendemos computadores sobre ruedas” y no se equivoca, pues tanto por infoentretenimiento como por seguridad activa y pasiva, los vehículos de hoy cuentan con numerosos sistemas y componentes electrónicos computarizados, elementos que en una colisión pueden verse involucrados y afectados, en vista que muchos de estos sistemas cumplen un objetivo fundamental de reducir los accidentes de tránsito, que según las estadísticas, el 90% corresponde a errores humanos convirtiéndose entonces para el taller reparador en una gran responsabilidad la intervención de estos sistemas, por lo cual debe entender y comprender hasta dónde llega con su reparación y calibración, garantizando así el correcto funcionamiento que demanda el fabricante del vehículo y que requiere el usuario.

Mano de obra calificada

En general la rotación de personal afecta a muchas compañías, esta dinámica en parte se debe al crecimiento acelerado de la industria y a la búsqueda de satisfacer necesidades personales, pero mas allá de los factores que puedan afectar la rotación del personal, para el taller de carrocería y pintura supone un reto aun mayor, dado que estas reparaciones se remontan en sus inicios y en principio a actividades artesanales.

Con el tiempo, el trabajo de carrocería y pintura en Colombia ha evolucionado, gracias a que hoy en día entidades como el Sena, Fenalco, proveedores de tecnología y Cesvi Colombia, suman esfuerzos por generar mano de obra calificada que pueda desarrollar la actividad de reparación con los mas altos estándares de calidad, actividad que tiene un alto factor de competencias adquiridas y que están motivadas a la experiencia que se adquiere con el transcurrir de los años, suponiendo retos en la retención y la fidelización de técnicos calificados para el taller en muchas zonas del país.

Talleres que se destacan por sus óptimos procesos

Para destacar a los mejores talleres de colisión es importante aclarar que son seleccionados a través de los resultados de las visitas técnicas que realiza el equipo de consultoría de Cesvi, donde al cierre del 2019 se visitaron 231 talleres con el Plan de Clasificación (PCT) donde se valida de forma objetiva la infraestructura, equipos, herramientas, conocimientos del personal, entre otros. Por otra parte, se complementa el resultado con los proceso estandarizados y el adecuado uso de todos los recursos que dispone el taller, información que es capturada mediante una auditoría en la modalidad de visita no anunciada al taller, con el fin de tener una percepción más cercana del día a día.

Cabe mencionar que esta lista no representa un ranking, sin embargo, queremos reconocer el esfuerzo que realizan los talleres por prestar servicios y reparaciones con la mejor calidad, dividimos el país en las regiones más representativas, adicionalmente, tenga presente que los talleres de reparación de latonería pueden segmentarse en tres principales tipos de taller, que se describen a continuación:

Talleres concesionarios: vinculados principalmente a empresas fabricantes de vehículos nacionales o extranjeros, que presentan acuerdos de exclusividad para la atención y la reparación de vehículos de la marca.

Talleres independientes o multimarca: son talleres que atienden múltiples marcas en la misma infraestructura, dado que no presentan convenios especiales de exclusividad para ningún fabricante o marca.

Talleres concesionarios multimarca: son talleres que representa mediante la concesión una o varias marcas a la vez, por lo que se adecuan a los criterios definidos por los fabricantes para atender bajo su infraestructura la reparación de las marcas representadas.

Descargar infografía aquí

NO HAY COMENTARIOS

RESPONDER