Cesvi Colombia se tomó los pabellones de Corferias en el marco del Salón Internacional del Automóvil de Bogotá 2018, para analizar los vehículos exhibidos por las marcas participantes. Como parte de la misión, se verificó cada vehículo teniendo en cuenta la resolución 3752 de 2015 expedida por el Ministerio de Transporte, la cual define los aspectos de seguridad activa y pasiva para los vehículos automotores, remolques y semirremolques que se comercializan en Colombia.

La resolución 3752 refiere a la obligación en la disposición de sistemas antibloqueo de frenos (ABS), bolsas de aire (airbags) para las plazas delanteras, así como de apoyacabezas en los asientos que cuenten con cinturón de seguridad de 3 puntos en todos los vehículos que tengan hasta diez asientos incluido el del conductor, y para el transporte de mercancías de hasta 2.5 toneladas que se fabriquen y comercialicen en el territorio Colombiano.

Esta normativa excluye vehículos tales como pequeños remolques, motocicletas, vehículos de competencia o para pruebas, motocarros, mototriciclos, cuatrimotos y cuadriciclos así como los vehículos que se importen e manera temporal o de fabricación local destinados a otros mercados.

En esta oportunidad el Salón contó con la presencia de 47 marcas y cerca de 322 vehículos en los que se identificó la inclusión de cada una de la consideraciones establecidas en la resolución. Sin embargo, se pudo evidenciar la ausencia de apoyacabezas en la plaza central trasera, ya que como lo menciona la norma, no se exige en los asientos que cuentan con cinturones de seguridad de 2 puntos, algo que contradice el objeto de la resolución de proteger la vida e integridad de las personas, siendo el apoyacabezas un elemento que mitiga la afectaciones cervicales producto de una colisión, y el cinturón de seguridad de 2 puntos causante del llamado efecto cuchillo el cual puede desencadenar un grave daño abdominal y pélvico.

La implementación de airbags laterales de silla, de cortina y de rodilla para vehículos de segmentos SUV, camionetas y automóviles de gamas media y alta, permitió identificar que los fabricantes y los representantes de marcas han puesto sus ojos en la importancia de la seguridad activa y pasiva como aspectos definitivos de un vehículo.

La importancia del apoyacabezas

Según se pudo observar el 63% de las versiones exhibidas en el salón que no cuentan con apoyacabezas en la tercera plaza, corresponde a camionetas doble cabina y vans de pasajeros.

La finalidad del apoyacabezas es mitigar las afectaciones físicas que el ocupante pueda sufrir tanto en la cabeza como en la columna cervical, producto de un episodio de colisión y eventual latigazo a partir de la transferencia de energía al cuello, con lo cual, las lesiones en la columna, pueden ir desde heridas en tejidos blandos hasta lesiones óseas, pérdida de conciencia, lesiones de cabeza y cara.

La resolución no hace mención a la importancia del mecanismo regulador de altura de los apoyacabezas, ya que un apoyacabezas no regulable o mal regulado puede generar afectaciones hasta tres veces más considerables.

Le puede interesar: Un vistazo técnico a los apoyacabezas.

Cinturones de seguridad

El cinturón de seguridad de dos puntos en la plaza central en caso de colisión genera un único punto de sujeción sobre la pelvis del ocupante, causando de acuerdo a la criticidad del impacto los llamados efecto cuchillo, efecto bisagra y deslizamiento, los cuales a su vez pueden desencadenar en daño abdominal, lesiones en intestino grueso e hígado, lesiones en columna lumbar por hiperflexión, lesiones de fémur y pelvis.

El 9% de las versiones de vehículos expuestos en el Salón no contaban con cinturón de seguridad de tres puntos en la silla central trasera.

La ausencia de un cinturón de tres puntos en la plaza central trasera se puede identificar en cerca del 30% de los vehículos de mayor venta en el mercado colombiano durante el año 2018 en las versiones básicas, lo cual sugiere que el consumidor final no conoce la importancia de la disponibilidad de los sistemas de seguridad.

Cabe destacar que dentro del top 30 de vehículos más vendidos durante 2018 se encuentran marcas que en sus versiones de entrada básicas incluyen cinturones de seguridad de tres puntos y apoyacabezas en todas las plazas así como sistemas de pretensión con sensores pirotécnicos en la totalidad de los cinturones de seguridad.

La resolución 3752 no hace referencia a la obligación de la disposición de cinturones de seguridad de tres puntos para las plazas centrales, lo cual se puede constituir en un riesgo para los ocupantes de estos asientos si la condición se suma a la ausencia del apoyacabezas.

La tarea en esta materia por parte de los organismos de vigilancia y control es realizar las recomendaciones necesarias para que el cumplimiento de la normativa se extienda a la implementación de apoyacabezas y cinturones de seguridad de tres puntos en las plazas centrales traseras de la totalidad de los vehículos incorporados a nuestro país, a fin de que se convierta en un lineamiento que impactará positivamente en la seguridad de los ocupantes.

Los sistemas ADAS

En relación a tecnologías de apoyo a la conducción el Salón Internacional del Automóvil de Bogotá permitió conocer los avances en esta, dentro de los cuales se han podido identificar los sistemas de frenado de emergencia autónomo (AEB) que tienen la capacidad de frenar de forma automática el vehículo cuando se detecta por parte del sistema electrónico la posibilidad de una colisión y el conductor no ha realizado algún tipo de maniobra para evitarla. Actualmente estos dispositivos están permanentemente registrando información capturada a través de cámaras, sensores y/o radares a fin de detectar objetos cercanos en la vía.

Los asistentes de mantenimiento en carril son sistemas de tienen como objetivo garantizar que el vehículo se desplace en su carril; si el vehículo gradualmente se sale de su carril, el sistema emite inicialmente señales sonoras y alertas visuales para posteriormente realizar maniobras de giro a fin de que el conductor conserve adecuadamente su carril. Este sistema al igual que el sistema AEB captura información de cámaras, sensores y/o radares para realizar los cálculos y maniobras de acuerdo al caso.

El control de crucero adaptativo se encuentra disponible en varios modelos de vehículos disponibles en Colombia, se trata de una tecnología que busca mantener y garantizar distancias entre vehículos en condiciones de tráfico para evitar colisiones por alcance.

Los sistemas de alerta de puntos ciegos dan aviso al conductor en caso de detectar algún objeto, vehículo o peatón en la zona de ángulo muerto o punto ciego, para posteriormente dar aviso a través de señales sonoras y visuales y evitar de esta forma colisiones o accidentes.

Los sistemas de alerta de tráfico cruzado funcionan en conjunto con el sistema de alerta de puntos ciegos, el cual tiene como misión alertar al conductor sobre la proximidad de otros vehículos cuando se está realizando una maniobra de retroceso o parqueo, a través de alertas sonoras y visuales.

A su vez, los sistemas de monitoreo del estado del conductor (control de atención de sueño o cansancio) analizan el patrón de comportamiento del conductor para generar alertas en caso de que el patrón de conducción refleje anomalías que puedan desencadenar en un accidente.

Finalmente, los sistemas asistentes de parqueo se encuentran disponibles para vehículos de gamas media y alta, los cuales a partir de la información que cámaras, sensores y/o radares, tienen como fin optimizar el parqueo del vehículo.

El salón internacional del automóvil permitió identificar que el mercado colombiano tiene disponibles estas tecnologías en diferentes líneas y versiones. A continuación podemos identificar en la tabla el porcentaje de disponibilidad de cada uno de los sistemas:

Los sistemas de asistencia a la conducción descritos ya no son únicos o exclusivos de marcas reconocidas ya que se pudo identificar su disponibilidad en algunos vehículos de procedencia asiática.

Para los fabricantes, si bien es importante la implementación de tecnologías de asistencia a la conducción, no se puede dejar de lado la responsabilidad sobre el vehículo por parte del conductor y es por esto que la mayoría de las ayudas disponibles son alertas para que la maniobra sea realizada por el conductor.

Sin embargo, la implementación de tecnologías de apoyo a la conducción en Colombia no ha sido fácil debido principalmente a que no se trata de tecnologías que bajo una normativa sean obligatorias. Otra dificultad es la infraestructura vial que desafortunadamente no se ajusta a los requerimientos para la efectiva gestión de los sistemas mencionados.

Fuentes adicionales de información:

– Autofacil / 2016/ Seguridad

– Prueba de ruta / 2018 / Evolución de los sistemas electrónicos

– Autocasion/2018/ Actualidad

Artículo anteriorLimpieza, orden y aseo en práctica para el taller
Artículo siguienteCesvi Colombia trabaja en una nueva solución tecnológica

RESPONDER

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí